Logo blanco.png

Mi nombre es Ruth Cabrera, soy Life Counselor y me dedico a acompañarte en el camino a tu florecimiento.  Soy lo que se conoce como una persona polivalente, es decir, que tengo conocimiento, experiencia y habilidades en distintos campos, aunque todos dirigidos a entender la esencia humana.  Con estudios y formación en Literatura, Traducción, Psicología, Coaching, entrevistas forenses e investigativas, así como distintos tipos de psicoterapia, y con casi dos décadas de experiencia combinada entre el mundo corporativo y el mundo del acompañamiento y la consejería, mi vida profesional se ha dedicado a entender qué nos hace pensar, sentir y actuar como lo hacemos en los distintos ámbitos de nuestra vida, y qué es necesario cambiar para poder alcanzar la plenitud.  Me denomino a mí misma Life Counselor porque mi enfoque es holístico y echo mano de las herramientas que sean necesarias, de todas las que tengo en mi maletín,  para poder acompañar en su camino a quien lo requiera, con las particularidades que su individualidad y sus circunstancias específicas determinen.

 

Por supuesto que también tengo como base mi propia experiencia de vida.  Más de cuatro décadas de aprendizaje, amor, desamor,  alegrías y tristezas,  me ayudan a entender el camino por el que transitas, a tomarte de la mano y caminar contigo, no importa lo profundo, oscuro o enredado que parezca el camino.

 
 
White%25252520Flowers_edited_edited_edit

Todas las flores fueron primero una semilla.  Todas.

 

Cuando una semilla se encuentra en en terreno fértil y cuenta con agua, aire y luz adecuadas para ella, desarrollará raíces hacia abajo que le darán arraigo y le permitirán alimentarse de los minerales del suelo, y un tallo hacia arriba, que con el tiempo producirá botones y luego flores.  Hay flores pequeñas, grandes, discretas, ostentosas… algunas florecen permanentemente y otras florecen una vez en la vida; cada una a su tiempo y con su propósito.  

 

Pero no todas las semillas llegan a convertirse en flores.  Muchas se quedan en el camino.

 

Si no desarrollan raíces.

Si no están en terreno fértil.

Si no reciben la luz, agua o aire adecuados.

 

Todas, sin embargo tienen ese potencial de florecer, a su tiempo y para su propósito.

 

Y eso es lo que yo hago: acompañarte en este proceso.  A desarrollar tus raíces, a que construyas o descubras tu terreno fértil, a que sepas cuánta agua y cuánta luz necesitas, a que te deshagas de las yerbas que te roban alimento y te debilitan.  A que un día te abras en todo tu esplendor, mirando al sol -o a la luna, si eres una flor nocturna- e invadas al mundo con tu color, con tu belleza y con tu fragancia.  Que estés en paz con quien eres, con quien fuiste y con quien serás.  Que, sin importar el tipo de flor que seas, sepas cómo resistir y sobrevivir los cambios de clima, de terreno o los embates de las plagas.  Que sepas y vivas y experimentes la felicidad de no tener la más mínima duda del lugar que ocupas en la vida y de todo el amor que eres y que mereces.

 

¿Cómo lo hago? Cada persona es diferente, igual que las flores: puede ser a través de psicoterapia, o de coaching, o de consejería, o de una combinación de todos.  Creo que cada persona es diferente y requiere un acompañamiento diferente, que depende de su naturaleza, de su momento y de hacia dónde quiere llegar.  Porque mi objetivo siempre será que tú llegues a donde quieres llegar, con plenitud, conciencia, satisfacción y paz.

 

Eso es florecer.

 

Y acompañarte en ese proceso es mi razón de ser y estar.

 

Ése es el tipo de flor que yo soy.

 

¿Cuánto tiempo más quieres esperar?

 

Es momento de florecer.

 

Mis intervenciones en TV

Reflexiones

 
 

Ruth Cabrera 2021©

Consultoría en diseño: www.soyjairoguerrero.com