Romantizar la codependencia


Y en nuestra gustada sección "Por qué los que nacimos en los setenta tenemos problemas emocionales", les dejo aquí un fragmento de la famosísima canción de 1979 "Señora", interpretada por Rocío Jurado:

"Cuando supe toda la verdad, Señora,

ya era tarde para echar atrás,

yo era parte de su vida

y él mi sombra.

Cuando supe que existía usted, Señora,

ya mi mundo era sólo él,

ya llevaba dentro de mi ser

su aroma.

Él me dijo que era libre,

como el mismo aire

que era libre,

como las palomas,

que era libre

y yo lo creí.

Ahora es tarde, Señora,

ahora nadie puede apartarlo de mí.

Él me dijo que era libre,

como el vagabundo,

que era libre,

como la hoja seca,

que era libre

y yo le creí.


Evitaré poner toda la letra porque es repetitiva, pero nos queda claro el mensaje: La esposa, la relación alterna... y el hombre ni enterado, seguro anda viendo la televisión en algún lado sin preocuparse, y no porque sea hombre, sino porque es una persona a la que probablemente no le preocupa lo que sucede (puede ser mujer). ¿Saben qué es lo más triste de todo esto? Que a veces le creemos a las canciones o a las telenovelas o a las películas o a la comadre, lo que ellos nos dicen que está bien y cómo deberíamos llevar nuestras relaciones.

Más cuidadito con lo que consumimos con los ojos y los oídos también, recuerden que todo eso se nos va grabando en la mente y en las emociones (y a veces también en el cuerpo) y lo acabamos creyendo y acaba impactando en nuestra vida. No, no es lindo, ni romántico ni cool estar en un triángulo amoroso, con infidelidad de por medio y romantizarlo. En serio ya estuvo bueno de romantizar la codependencia, en el formato que sea.


----Fin del comunicado---





11 vistas0 comentarios